Hepatitis B


Es la hepatitis que afecta a más personas en el mundo (unos 400 millones).


En España la prevalencia es del 0,7%, con tendencia a disminuir gracias a la vacunación universal que se efectúa en nuestro país (en España están vacunados todos los menores de 27 años, por lo que el número de nuevos casos de hepatitis B en personas jóvenes es casi nulo).


Sin embargo, en los últimos años se observa un incremento de los casos en población inmigrante procedente de países con elevada prevalencia.

¿Cómo se adquiere la infección?


1. Con el contacto íntimo con personas infectadas o la exposición a los fluidos corporales, dado que el VHB se encuentra en todos los fluidos corporales, lo que incluye sangre, semen, saliva y orina. Esta es la principal forma de propagación del virus.


2. Con la realización de piercings con instrumentos contaminados.


3. Compartiendo jeringuillas contaminadas con el virus.


4. Mediante relaciones sexuales sin protección con personas con hepatitis B.


5. Puede transmitirse al compartir utensilios de higiene, como maquinillas de afeitar o depilar, cepillos de dientes o todos los que pueden provocar mínimas erosiones en la piel. La hepatitis B no se contagia, en cambio, a través de alimentos, agua o al compartir utensilios para comer.


6. Otra de las vías importantes de transmisión es la llamada vertical, en la que el recién nacido de una madre infectada se contamina en el momento del parto.

¿Cómo afecta mi enfermedad a las relaciones sexuales?


El VHB se transmite por vía sexual (de hecho, es la forma más frecuente en nuestro medio de adquirir la infección). Por ello, a menos que su pareja haya sido vacunada correctamente, las personas infectadas por el VHB deben adoptar precauciones en sus relaciones sexuales utilizando preservativo.


¿Puedo transmitir la infección a mis hijos?


La hepatitis B puede transmitirse también a los bebés nacidos de mujeres portadoras del virus. Estos bebés tienen entre un 80 y un 90% de probabilidades de desarrollar la hepatitis y de convertirse en portadores crónicos del VHB. Afortunadamente, en la actualidad dicho riesgo prácticamente no existe, ya que en toda embarazada se evalúa si es portadora de dicho virus, en cuyo caso se administra la inmunoglobulina específica y la vacuna contra el VHB al recién nacido, con lo que se evita que se infecte por el virus.


¿Hay que vacunarse?


Existe una vacuna para la hepatitis B que debe ser administrada a todos los recién nacidos y también a personas con alto riesgo de infección por el VHB. Es una vacuna incluida hace años en el calendario de vacunas obligatorias y cuya efectividad ha sido ampliamente confirmada.


Copyright © 2014 Cruz Roja Española.

Con la colaboración de Janssen